domingo, 9 de diciembre de 2012

Asturias Paraíso Natural


La mujer del futuro ha vuelto, pero llegó la pobre hecha unos zorros. Venía con el traje espaciotemporal prácticamente hecho trizas, mostrando entre los jirones su pecho lleno de magulladuras y arañazos y, qué curioso, no por maltratado dejaba de resultar excitante. Mientras yo le curaba las heridas lo mejor que sabía, básicamente con cariño y saliva, ella me fue contando entre  gemidos, suspiros y ayes, no todos de dolor, lo que había sucedido.
Lamentablemente no os puedo dar muchos datos porque si ya su narración veíase entrecortada y difícil de seguir, andaba yo más ocupado en lamer un rasguño aquí, una clavícula allá, ora un pezón ora un hematoma, más allá un ombligo, en definitiva, lamer todo lo que se cruzase en mi camino hacia esa herida primigenia que solo sangra cuando la luna quiere y que fuera de eufemismos y sandeces denominamos "coño". Sé que algo dijo de materializarse en la plaza de la catedral y no sé qué error al teclear 2012 y que apareció en lo que todos aquí conocemos como un bardial, es decir un matorral, espeso e infranqueable de maleza y espinos que envolvía la ciudad. Su GPSt indicaba Oviedo 20 de Diciembre de 2120. Solo fue llegado que hube al coño cuando con mi hocico hundido entre sus muslos tuve una visión reveladora, o más bien relacioné lo que había oído sin prestar atención con lo que ahora veía. Literalmente delante de mis ojos tenía el pubis de la mujer del futuro, cubierto de vello y cuidadosamente recortado, pero lo que yo ví, la visión, fue un mapa de Asturias, fíjate tú, yo tan poco nacionalista, cubierto por una masa forestal sin solución de continuidad desde la ría del Eo hasta la de Tinamayor en el Deva, desde la costa hasta la Cordillera Cantábrica y tan solo el macizo de Ubiña y los Picos de Europa aflorando del manto verde con su magestuosidad caliza. !Lo que es la perspectiva!. "Entonces, dentro de cien años... ¿Asturias será una selva?", pregunté emocionado. "Pero bueno," protestó ella, "¿tú no me estabas comiendo el coño, o qué?"
Total, que hasta que no se corrió no me dejó ver a través de sus gafas, con una aplicación que se acababa de descargar, un documental interactivo que te permite ver cualquier época en cualquier lugar y moverte por ella. Así descubrí como la desindustrialización de la región la convirtió primero en museo, luego en casino y al final en burdel hasta que fue despoblándose y tomándose de maleza y quedando habitada solo por cuatro tribus que se repartieron el terreno, los alpinistas, los surferos, los mineros subterráneos y una comunidad formada exclusivamente por mujeres, cuya descendencia y voracidad sexual se nutría de salvajes ataques a los asentamientos de las otras tres tribus, ocupaban el territorio central y se denominaban a sí mismas Las Pelayas. Pero lo que más me impresionó de todo es que en la aplicación esta de las gafas te mueves como con la Playstation, pero con los pulgares en las tetas. Flipa.


3 comentarios:

  1. Pachu, me quedo perpleja con esta radiografía de la Asturias del futuro. Sobre todo, no dejo de pensar que mapa tendré yo, gallega de nacimiento y Asturiana de adopción. No es que no me guste Infiesto, pero de preferir, prefería el de la Mariña...todo se andará...Saludos.:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez que venga la del futuro, le pido que me deje echar un vistazo al 2100 gallego, a ver en qué quedó. Espero que no cambie mucho que da muy buena gente esa tierra, quitando algún cabrón cada cuarenta años.
      Gracias por comentar, Chipi, y un bico.

      Eliminar
  2. muy buenisimo,me tienes atontá y eso que ya tendria que estar curada de espanto,genial

    ResponderEliminar