martes, 6 de noviembre de 2012

Método para puntuar tu vida del 0 al 10

Lo mejor es armar una buena cagada, de esas que dices de todo corazón "la cagué" pero como eso es arriesgado y puede causar víctimas colaterales, recurriremos a alguna cagada previa que ya no podamos empeorar. Quién más, quién menos, todos disponemos en nuestro pasado de tal referencia. Ubiquémonos en ese momento, con la mierda al cuello, alcemos la vista y, por el rabillo del ojo sin perder de vista el mejunje en el que estamos inmersos, contemos las manos que se tienden en nuestra ayuda.
¿Están todas las que esperabas? ¿Sí? Enhorabuena, tienes un 10.

¿Faltan algunas con las que contabas? Bueno, no está mal, un 7 o un 8 es una magnífica nota. Meter las manos en la mierda requiere un esfuerzo que uno no hace por cualquiera, todos también conocemos esa duda y en algún momento hemos, bien retirado la mano, bien recurrido al consabido palo largo para evitar el contacto directo con la desagradable sustancia.
¿No hay intentando ayudarte ni la mitad de manos de las que pensabas que estarían ahí? Vaya, un 2 o un 3 no dicen nada bueno de cómo has tratado a los que te rodean ni de tu propio concepto de amistad. Eso debería hacerte reflexionar sobre tu propia actitud, pero no te preocupes, incluso una sola mano a que agarrarse es digna de gratitud, simplemente hay que tener cuidado y no tirar demasiado fuerte, no vaya a ser que arrastremos a nuestro único rescatador a la mierda con nosotros. No abusar, vamos.
Cuando realmente estás jodido es cuando, al alzar la vista, solo ves el cielo sobre tí. Eso es un 0. Un cero patatero que no te va a ayudar a salir de la mierda así le reces con todas tus fuerzas. Cuando, al alzar la vista, solo ves el cielo significa que toda esa mierda en la que estás empozado es tuya y no hay nadie dispuesto a pringarse por ti.
Aún así no significa que te vayas a quedar en la mierda para toda la eternidad, pero tendrás que salir solo. Luego valora qué cojones has hecho en la vida para tener más mierda que amigos.

Otro método es el Enmierdómetro (sobre estas líneas), que mide hasta dónde estarías dispuesto a pringarte tú por tus amigos. Si sales incólume de este experimento no tienes amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario